Translate

domingo, 22 de abril de 2012

¡Amistad quizás sea eso!

"Me considero como una de tus mejores amigos y hasta pienso que la reciprocidad es verdaer por todo lo que has hecho, por lo que has llorado y sonreído por mí."

Pero, no tengo derecho de exigir que confíes en mí ciegamente, no tengo derecho a saberlo todo de ti, a robar tu tiempo, a interferir en tus caminos, hacer chantaje a tu bondad, exigir que llores reclinado en mis hombros, que corras en dirección hacia mí. No tengo derecho de reclamar las verdades que no me dijiste, ni las mentiras que proferiste, ni los secretos que ocultaste.

Ser tu amigo no me da derecho alguno sobre tu conciencia. Al contrario: ser tu amigo implica única y exclusivamente querer tu bien, porque bien te quiero. Solamente eso.

Te llamaré la atención respecto a ciertos peligros, estaré allá cuando te equivoques o aciertes; estaré ansioso cuando
experimentes algún dolor intenso; estaré allá cuasndo te equivoques o aciertes; estaré ansioso cuando experimentes algún dolor intenso; estaré inquieto cuando sepa que vas bien; sonreiré con alegría cuando sepa que eres feliz.

¿Qué es lo que espero y deseo?

Lo que espero y sueño es que si un día necesitas un par de oídos, busques los míos; si cualquier dolor te aflije tengas el valor, sin miedo alguno, de encontrarme cansado, amargado o vacío, de llegarte a mí y decirme que necesitas alguien como yo, que no quieres nada fuera de tu paz interior.

Lo que realmente quiero es que entiendas es que no te quiero para mí, sino para ti; no te quiero con exclusividad sino con ternura fraterna y sincera; y que entiendas que, si fuera necesario, daría mi vida por ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada