Translate

sábado, 3 de marzo de 2012

Pensamientos de la Madre Teresa de Calcuta (La pobreza)

La pobreza

"Tenemos que amar a los que están cerca de nosotros, en nuestra propia familia. De ahí el amor se esparce hacia todos los que tienen necesidad de nosotros. Tenemos que llegar a conocer a los pobres de nuestro entorno, porque solo conociéndolos seremos capaces de comprenderlos y amarlos. Sólo cuando los amamos podemos servirlos."

"Mis años de servicio a los pobres me han ayudado a comprender que son justamente ellos
quienes mejor comprenden la dignidad humana. Su principal problema no consiste en carecer de dinero, sino en ver reconocido su derecho a ser tratados con humanidad y con amor.

Los pobres constituyen la esperanza de la humanidad. Los que padecen hambre, los enfermos, los desechados: el tema de nuestro juicio será constituido por el amor que les hayamos demostrado. Ellos son nuestra esperanza de salvación. Tenemos que ir a ellos y tratar a cada uno como trataríamos a Jesús. No importa quienes son o dónde se encuentran. Tenemos que ver en ellos a Cristo."

"Si a veces nuestros pobres han muerto de hambre, no es porque Dios no cuidó de ellos sino porque uds. y yo no fuimos capaces de dar. No fuimos instrumentos en las manos de Dios para darles ese pan, esa ropa, no supimos reconocer a Cristo cuando, una vez más vino hacia nosotros bajo ese terrible disfraz: El del hombre hambriento, del hombre solitario, del niño solitario buscando alimento y abrigo."

"Tenemos que ir al encuentro de los que no tienen a nadie, de los que son víctimas de la peor de las enfermedades: la de no ser queridos, de ser indeseados, de quedar fuera de todo cuidado. En ellos encontramos a Cristo, que está en los pobres y en los abandonados."

"Nada poseía ya nuestro señor en la cruz... esa cruz que incluso le había sido dada por Pilato. Los soldados pusieron los clavos y la corona de espinas. Estaba desnudo cuando murió y además le quitaron la cruz, los clavos y la corona. Fué envuelto en una cobija donada por un alma caritativa y enterrado en una tumba que no era suya. Sin embargo Jesús pudo haber muerto como un rey pero el eligió la pobreza, porque sabía en su sabiduría infinita que esa es la verdadera forma de poseer a Dios, de conquistar su corazón, de hacer que su amor descienda del cielo a la tierra... debemos irradiar el gozo de ser pobres, más con nuestra conducta como con nuestras palabras."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada